fbpx

Exposición a Ruido

La exposición al ruido excesivo o por tiempo prolongado son unas de las causas más frecuentes de pérdida auditiva. Si el ruido es lo suficientemente fuerte y/o duradero puede dañar su audición.

EI daño causado por el ruido es una pérdida auditiva de tipo neurosensorial, la cóclea es la que resulta afectada.

Los oídos no tienen la capacidad de hacerse resistentes al ruido, si usted cree que se ha acostumbrado al ruido fuerte, probablemente este ya ha dañado su oído, y no hay tratamiento, ni medicina, ni cirugía que corrija su audición una vez que esta haya sido dañada por el ruido.

Cuando el sonido es demasiado intenso, comienza a matar las células nerviosas del oído interno (células ciliadas). Cuando el tiempo de exposición al ruido aumenta, más y más células son destruidas. A medida que el número de terminaciones nerviosas disminuye, también lo hace su audición. No hay forma de restablecer la vida de las células muertas; el daño es permanente y su única alternativa es utilizar aparatos auditivos.

Exposición a Ruido

Las personas difieren en su sensibilidad al ruido. Como regla general, puede dañar su audición si tiene que gritar sobre el ruido de fondo para hacerse oír.

Si el ruido le hace doler los oídos, si aparece un zumbido (acúfeno o tinnitus), o si queda por varias horas un poco sordo después de una exposición al ruido, entonces está dañando sus oídos.

El sonido puede ser medido en forma científica de dos maneras. La intensidad o potencia del sonido se mide en decibeles. El tono se expresa en vibraciones sonoras por segundo.

Un tono bajo como el de una voz profunda o un tambor produce menos vibraciones por segundo que una voz aguda o un violín.

La frecuencia se mide en ciclos por segundo, o Hertz(Hz). Cuando más alto es el tono del sonido, mayor es la frecuencia.

Los niños pequeños, quienes generalmente tienen la mejor audición, pueden a menudo distinguir sonidos desde 20 Hz, como el de la nota más baja de una gran pipa de órgano, y hasta los 20.000 Hz, tal como el agudo altísimo de un silbato para perros que muchas personas adultas son incapaces de oír.

El lenguaje, que se extiende entre los 300 y los 4,000 Hz, suena para la mayoría de las personas más fuerte que los ruidos de muy alta o muy baja frecuencia. Cuando la pérdida auditiva comienza, se pierden primero las frecuencias altas, lo que explica porque la gente con pérdida auditiva a menudo tiene dificultades con las voces de tono alto de las mujeres y los niños.

La pérdida en las frecuencias altas produce también distorsión del sonido, por lo que se hace difícil entender la palabra aunque se la escuche, Las personas con Hipoacusia (pérdida auditiva) suelen tener dificultad para detectar diferencias entre ciertas palabras que suenan parecido, especialmente las que contienen S, F, SH, CH, H, o C suave, porque el sonido de estas consonantes es de mucho mayor frecuencia que las vocales y otras consonantes.

La intensidad de un sonido se mide en decibeles (dB), La escala corre entre el mínimo sonido promedio que el oído humano detecta, que es denominado 0 dB, y más de 180 dB, este es el nivel de ruido de un cohete durante el lanzamiento. La intensidad se incrementa en unidades de 10, cada incremento es 10 veces mayor que el anterior, Entonces, 20 decibeles es 10 veces la intensidad de 10 dB, y 30 dB es 100 veces más intenso que 10 dB.

La mayoría de los expertos concuerdan que la exposición continua a más de 85 dB puede ser peligrosa.

Hay que considerar que el tiempo de exposición al ruido es también un factor, a mayor tiempo, más dañino puede ser. Asimismo, cuando más cerca este de la fuente sonora, más dañina será.

Cada disparo de arma de fuego produce un ruido que puede dañar el oído de quien esté cerca. Los grandes cañones y la artillería son los peores porque son los más ruidosos, aún los fuegos artificiales pueden dañar el oído si la explosión está cerca. Cualquiera que use armas de fuego sin alguna forma de protección arriesga su oído.

Exposición a Ruido en jovenes

Es alarmante de pérdida auditiva en los jóvenes.

Vivimos en un mundo ruidoso, el ruido puede proceder de nuestro entorno laboral o por una exposición voluntaria al mismo, por ejemplo, el ruido de los motores, o la música muy alta en conciertos, antros, discotecas y equipos de música con o sin audífonos.

Además, el uso cada vez más común de los reproductores MP3 puede causar daños auditivos. Estos aparatos pueden llegar a producir niveles de sonido muy elevados, y el usuario pone en peligro su audición al exponerse a un nivel de decibelios excesivamente alto.

Si usted trabaja en un ambiente excesivamente ruidoso debería usar protectores, debería también usarlos si utiliza herramientas a motor, equipos ruidosos, o armas de fuego.

La pérdida auditiva se desarrolla usualmente durante un periodo de años. Dado que es indolora y gradual, puede no notarla. Lo que podría notar es un zumbido o campanilleo en el oído, debido a un daño en el oído interno, entre otras causas, por una larga exposición al ruido, a esto se le llama acúfeno o tinnitus.

O, puede tener dificultades para entender lo que otras personas dicen; parece que hablan entre dientes, especialmente cuando están en un ambiente ruidoso como en una multitud o en una fiesta. Este puede ser el comienzo de una perdida en las altas frecuencia, ; Un estudio audiométrico puede detectarlo.

Si tiene cualquiera de estos síntomas, podría simplemente tener nada más serio que un tapón de cera o una infección, que pueden ser fácilmente corregidos. Sin embargo, podría ser un daño causado por el ruido.

En cualquier caso, no le dé oportunidades al ruido – La pérdida auditiva que este produce es permanente.

Existen pruebas de muestreo sencillas en intenet que le permitirán darse una idea de su condición auditiva, esto no sustituye la correcta evaluación de su nivel de audición. Puede utilizar la prueba definida por uno de los fabricantes mas prestigiosos en el mercado, Prueba auditiva Phonak

Le invitamos a dejarnos sus comentarios, serán de gran utilidad para enriquecer esta sección de nuestra página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

442-245-2702